Haz una reserva
{{ roomCount }} hab. {{ getAdultsCount() }} adu. {{ getKidsCount() }} niños Edit rooms
Código promocional
Buscar

Blog

Se encuentra usted aquí

Cómo protegerse del sol y disfrutar de las vacaciones

Cómo protegerse del sol y disfrutar de las vacaciones

 

La luz solar contribuye a una buena salud: activa la circulación, favorece la producción de vitamina D, fortalece los huesos y refuerza el sistema inmunológico. Sin embargo, una protección pobre puede acarrear  graves consecuencias. Con motivo del Día Europeo de la Prevención del Cáncer de Piel te aconsejamos.

 

Protegerse adecuadamente del sol es una asignatura pendiente de muchas personas. Con la excusa del calor, de las prisas y de las ganas de darse un refrescante chapuzón son demasiados los que cometen el error de no echar una gota de crema a su piel o incluso de utilizar cremas de otros años que ya no tienen el mismo efecto.

La piel tiene efecto memoria. Esto quiere decir que los daños que le provoca el sol se acumulan día a día, quedándose almacenados. Empieza con una quemadura que simplemente duele pero puede provocar el envejecimiento prematuro de la piel, alergias y manchas que en casos de gravedad pueden derivar en los temidos melanomas.

Evita que tu piel sufra en verano 

Primero debes tener en cuenta tu tipo de piel. Cada piel es un mundo y necesita una protección específica. Así, si tu piel es muy clara o clara, usa siempre factor de protección 50. Si es poco sensible a la luz solar, puedes reducirla entre 30 y 50. Si es resistente, de 15 a 25 y, para las pieles negras, factores de 6-10 son suficientes. No obstante y sea cual sea tu tipo de piel, es preferible no exponerse en las horas centrales del día (de 12 a 16h).

Para que los filtros de protección funcionen adecuadamente, debes ponerte la crema entre 15 minutos y media hora antes de salir de casa. A pesar de lo que se cree, en el camino a la playa o a la piscina la epidermis ya está sufriendo radiación. Durante el día, debes renovarla cada 2 horas y cada vez que salgas del agua.

La frecuencia de aplicación debe multiplicarse en el caso de los niños. Los menores de dos años no deberían exponerse directamente a la luz solar, por lo que se recomienda mantenerlos en una zona de sombra aunque no nos encontremos en las horas del día de mayor radiación solar.

Es importante utilizar gafas de sol y sombrero, puesto que estas zonas del cuerpo son especialmente sensibles a los rayos UVA. ¡¡Además de vistosos complementos, son nuestros aliados para protegernos del sol y preservar nuestros ojos, pelo y cabeza!

Y, finalmente, un último consejo: no olvides vigilar tu piel y examinarla con regularidad. Hay que prestar atención a las heridas, los granos e incluso los lunares. Si durante los meses de calor te encuentras algo que antes no estaba en tu piel, no dudes en acudir a la consulta de un dermatólogo. Recuerda que prevención y prudencia son tus mejores bazas para disfrutar del sol sin riesgos.

{{ roomCount }} hab. {{ getAdultsCount() }} adu. {{ getKidsCount() }} niños Edit rooms
Número de habitaciones
Habitación {{ $index + 1 }}
Edad de los niños
Limpiar Buscar

Opinión

Cerrar